Gilles Lipovetsky

Por Gerson Aguilar Rojas

El filósofo francés y autor del libro El imperio de lo efímero: La moda y su destino en las sociedades modernas, conversó ante más de 150 asistentes de la ciudad algunos puntos sobre su última obra literaria Cultura – Mundo, en el coloquio Cultura  Mundo, Sociedad de lo Efímero y Globalización , organizado por el programa Otro Sentido de la Colegiatura Colombiana de Medellín en el auditorio del Parque Explora.

En el recinto, Gilles Lipovestky compartió los cinco rasgos fundamentales sobre esa “cultura-mundo” que se evidencia en la actualidad y las hipótesis que se desprenden a partir del “triunfo del capitalismo”.

El consumo, los mass media, los mercados generalizados y las nuevas tecnologías de la información han permitido que la cultura-mundo se dé  gracias al capitalismo que se propagó en el mundo como una victoria universal. El triunfo es cultura, y la lógica misma del capitalismo junto con el espíritu del tiempo (veloz) traspasa fronteras convirtiéndose en la omnipotencia del mercado.

El arte hoy en día es más comercial y un claro ejemplo de ello es la filosofía  del fallecido artista Andy Warhol, quién afirmaba que “el arte comercial es mucho mejor que el arte por el arte”, en lo que destaca Lipovetsky que hoy en día los museos piensan en ser rentables, más allá de ser referentes y generar un impacto cultural. “Los museos se hacen o se mantienen para atraer turistas y generar dinero, ganancias y lo hacen con sus tiendas y souvenirs. Así se convierten en marcas propias en el mundo como es el caso del Museo Guggenheim”. En resumen “el mercado del arte hace parte del marcado de la lógica del dinero, se alinea con el mundo mercantil”.

Otro de las hipótesis que hace Lipovestsky es sobre el hiperconsumo y la pasión de las personas por las marcas. “Existe una orgía de consumo, relaciones comerciales por la marcas, la moda es una de ellas”. Un ejemplo es la relación entre el mundo de la moda y el deporte, casos concretos Adidas y Nike. “El consumidor al ingresar a sus tiendas tiende a confundirse si entró a un almacén chic o deportivo, las construcciones y el diseño de estas tiendas, la aplicación de sus logos e incluso sus olores llevan al usuario a otra experiencia”.

El filósofo también recalca que todas las marcas anhelan un posicionamiento cultural, y para ello utilizan la creatividad artística para vender porque existe una nueva realidad económica. “Hoy es más complejo, las marcas envían valores, mensajes, hablan de ética, respeto a la naturaleza, racismo y ambicionan volverse cultura”.

La edad mediática, la inflación de la cultura de medios y la industria cultural están cada vez conscientes de un mundo conectado. El individualismo es la nueva dinámica que se extiende por todo el mundo, cada uno desea vivir su propia conducta, existencia y  bienestar. He ahí cuando ocurren los fenómenos de diversificación que, en el caso de la moda, existe un deseo que crear estilos propios. “Existe una diversificación del vestuario. La gente mezcla prendas de marcas reconocidas con otras que no lo son” Lipovetsky.

Al final el filósofo concluyó que “existe un triunfo del capitalismo, triunfo porque es cultura y ésta se convirtió es una omnipotencia del mercado, pero el consumo no lo es todo es solo un aspecto de la vida comparado con la familia, el amor, el trabajo, entre otros”.

About these ads