Por Juan Esteban Maya Toro
Fotos  por Cultura Click


Cali Exposhow 2011 abrió sus puertas al mundo con la pasarela internacional de la diseñadora italiana Alberta Ferretti, quien presentó una colección con prendas aptas para aquellas mujeres que les gusta insinuar y jugar con los tejidos de sus prendas sin caer en la vulgaridad.

Una muestra con una sensualidad muy sutil, vestidos de cortes rectos y telas ligeras, que seducían a más de uno con sus transparencias. Colores como el azafrán, el verde esmeralda, el coral y el fucsia, además de los tonos básicos: blanco y negro estuvieron presentes en la pasarela.

Esta retrospectiva a su colección ya presentada en Semana de la Moda de Milán para la temporada primavera-verano 2012, rescata una mujer completamente femenina y romántica, donde el juego de las transparencias y el trabajo a mano del crochet, demuestra el trabajo característico de la diseñadora.

En la pasarela se pudo apreciar la intervención gráfica en bases textiles que recrean las prendas con siluetas de hojas, tribales y enredaderas, generando así, un toque étnico a las piezas. Esta vez encantó con colores propios del África:  tonos cálidos que reviven un safari glamuroso.

No obstante, las novias de Ferretti también hicieron parte al cerrar el desfile; la segunda colección de novia “Alberta Ferretti Forever” tuvo su lanzamiento en los días de la Haute Couture en París con 13 vestidos, de los cuales solo se pudo apreciar cuatro de ellos.

Creaciones totalmente echas a mano en Italia, que para ser realizadas necesitan desde un mínimo de 30 horas hasta un máximo de 80 horas de trabajo, afirma la diseñadora. Los bordados son monocromos y hechos con cristales de Swarovski, perlas, pasamanería y detalles de chiffon cortado al vivo para crear delicados motivos floreales. Los tejidos aparecen al vocabulario más clásico de Alberta Ferretti como el encaje sovente  y el chiffon, utilizado como bordado, el tulle de seda y la mousseline.

Los velos son largos, amplios y son pensados para complementar los vestidos; realizados en tulle trabajado con encajes; en impalpabile chiffon de seda con flores y bordados de encaje chantilly con pequeños detalles que iluminan el traje.

Alberta Ferretti