Por Juan Esteban Maya
Fotos Diana Urrego de Quarto Ficticio

Un mar de sensaciones se sintió en la pasarela de Beatriz Camacho, allí presentó una propuesta completamente elegante y con detalles textiles quienes fueron los protagonistas de la noche en su colección primavera – verano 2012.

La muestra un tanto melancólica, ligera y de carácter, refleja un delicado trabajo de estampación de las telas, texturas entre chifones, sedas, tafetas y rappia, y la comodidad de las siluetas que comienzan por vestidos semi ajustados. Además, incluyen faldas que simulan el tenue movimiento de la olas y la impresión de reptil y plumas como detalles en tocados y calzado.

De esta manera la barranquillera le apuesta a una colección que refleja la importancia de implementar concepto naturales y orgánicos al vestuario con cortes transversales en detalles masculinos, vestidos con espaldas descubiertas, transparencias y brocados que generan fuerza y carácter a las piezas.