Por Mauricio Ferrás
Fotografía cortesía de Inexmoda

Como siempre es un deleite ver  las creaciones de la diseñadora española Agatha Ruiz de la Prada quien ahora incursiona en el mundo del swimwear; una colección  llena de formas y colores  completamente  fuera de lo normal y de los estereotipos comerciales. Agatha  siempre  ha logrado interpretar la moda a través del arte y el color de una forma perfecta, hoy contándonos aquellas historias veraniegas, en las playas  del mundo con la iconografía característica de la marca.

Trajes de una y dos piezas, tejidos de punto de colores estridentes con las  grafías de la marca, corazones y estrellas  inundaron  la pasarela de la que sin duda fue la  más arriesgada de los  diseñadores de vestuario acompañada de accesorios como collares, gorros, salidas de baño, zapatos, lentes de sol, formas  maximizadas, una confección excelente  combinando la construcción de vestidos de playa y la tradicional corsetería  siempre elemental en estos trajes.

Como era de esperarse esta colección estuvo llena de emoción y de vida con la particular mirada de Agatha Ruiz de la Prada.