Lina Cantillo, Juan Pablo Socarrás y Beatriz Camacho.


Por Gerson Aguilar Rojas

Fotos por Diana Urrego de Quarto Ficticio

Los diseñadores Lina Cantillo, Beatriz Camacho y Juan Pablo Socarrás dieron vida a la cuarta versión de la Pasarela Antioquia Mía, un espacio en el que contribuir con proyectos sociales de diferentes tipos y acercando a sus asistentes a la moda en Medellín con su entrada gratuita, facilita la experiencia de asistir por ‘primera vez’ para muchos a un desfile.

El escenario evocó toda la naturaleza del amazonas junto con pequeñas luces que simulaban ser estrellas y una luna llena que las observaba. El desfile inició con la colección ‘Un otoño en Cucunubá‘ del diseñador Juan Pablo Socarrás, una propuesta en el que el autor se presentó por primera vez como marca propia – después de toda la experiencia como Director de Artesanías de Colombia-  con piezas compuestas por pantalones anchos, sacos, abrigos, capas, faldas, mini vestidos, vestido de noche, sombreros y carteras. Materiales como los tejidos en crochet, dos agujas, macramé, telar, telas pintadas con procesos artesanales, telas metalizadas, con impresiones láser, lentejuelas y sedas fueron protagonistas en tonos beige, café, pasando por los amarillos, naranjas, dorados y ocres con tintes grises, negros y plateados. El calzado de la diseñadora Carolina Robayo y las carteras de Mónica Chamas, así como el trabajo de los accesorios en plata, cobre, oro y piedras preciosas aportaron a ese estilo de la mujer Socarrás para esta temporada.  

Entre tanto la diseñadora Lina Cantillo presentó su colección otoño/invierno 2012 denominada ‘Luxurious punk’ en el que reflejó a un hombre innovador y seductor con una estética propia lleno de elementos icónicos, lujoso y mundano del punk y la satrería inglesa. Fueron claves los blazers, los gabanes, los leggings, pantalones con cortes al tobillo y con grafías, los pisa corbatas, anillos y zapatos en terciopelo. Se destacan materiales como el denim con procesos de resina, oxidados propios de la industria, velvet o terciopelo, fine wool, flannel, cashmere, alpaca, algodones, cuero y tejido de punto con la fibra LYCRA® . Sin duda el negro fue el tono indispensable en esta propuesta junto con el gris acero, azul noche y blanco.

Con ‘Un mar de sensaciones’ cerró esta pasarela la diseñadora Beatriz Camacho con su colección primavera/verano 2012, en el que el trabajo de estampación de las telas, de las texturas, entre chiffones, sedas, tafetas y linos, y la comodidad de la silueta en piezas que pasan desde el short hasta el vestido reinaron en el desfile. Los tonos fríos, del azul del mar, de los grises del cielo y tonos que se desprenden del nácar protagonizaron la paleta de colores. Los cortes transversales en faldas y detalles de masculinidad y pantalones que se confunden con faldas que simulan el tenue movimiento de las olas de mar le imprimieron el carácter y fuerza a las prendas. El nácar también sobresalió en los collares y brazaletas como las perlas a diferencia del incómodo calzado que soportaron las modelos.  Finalmente un desfile en el que tres talentos y una causa hicieron respirar moda por más de 35 minutos entre todos los asistentes.


JUAN PABLO SOCARRÁS



















LINA CANTILLO

















BEATRIZ CAMACHO